Trabajarse a los compas del curro

Ya empiezo a entrar en una edad avanzada y no he podido satisfacer una perversidad sexual que tengo. Me gustaría que me hagan una embocatada bestial. No lo he hecho nunca. Así que como estoy decidida a probarlo, a ver qué gustillo me da, voy a invitar a dos chicos del trabajo a cenar. Los cito en mi casa. Ya unos días antes voy preparando el terreno. No quiero que se piensen que van a tener un polvazo gratis. Vienen con la condición de darme al folleteo los dos a la vez. Les he ido alucinando unos días antes de la cena. Calentando el ambiente con comentarios y con insinuaciones. Ellos han entrado a mis juegos y propuestas y se las han dado de muy machotes. Veremos como se comportan y cumplen a la hora de la verdad.
Llega el día de la cena. Los invito a entrar y pasamos a mi salón. Nos sentamos en el sofá. Vienen embalados. Yo también lo estoy. Llevo toda la tarde que me chorrea tanto el chocho que al final ya he decidido quitarme el tanga. Voy a pelo. Tal y como están las cosas pienso que es mejor tener la sesión de aperitivo. Cojo sus manos y las dirijo directamente hacia mi húmeda abertura secreta.
Entramos enseguida en acción. Veo que no eran unos bocazas. Bajo los pantalones a uno de ellos para ver si está bien dotado y me encuentro con un pollón formidable. Está de muerte. Tiene un gusto brutal y me da un gusto brutal mi otro compañero que me está comiendo el coño a sus anchas.
Como no vienen a perder el tiempo pronto arranca el primero a darme una buena primera follada …
Mientras me folla uno el otro también quiere su parte. No vaya a ser que con la espera pierda su excitación. Presta a dar satisfacción a mis invitados lo doy todo de mi: a uno mi coño y al otro mi boca.
Dicen que las mujeres sabemos hacer dos cosas a la vez. ¡Y muy bien que las hacemos! … porque les veo con unos pollones enormes y duros. Tal y como están las cosas casi prefiero bajar un poco la tensión que tienen mis amigos.
No me lo pienso dos veces y hago que se corran una primera vez a base de mamadas. Una vez se han relajado un poco les digo que han de cumplir. Han venido a lo que han venido … Y si no cumplen no cenan.
Les cojo los rabos que todavía dejan caer semen de la corrida anterior y les empiezo a chupar los capullos. No tardan en entonarse de nuevo. Se empalman pronto los dos pensando en el próximo numerito. Ponerse en posición tiene su dificultad. Todo tiene que estar milimetrado para que no se estorbe nadie y a la vez se disfrute de la situación. Uno de ellos se tumba y me trabajo bien el culo con su polla para lubricármelo bien. Estoy casi que reviento ya y aún no he empezado con la experiencia que tanto deseo. Pero ellos todavía están con más ganas que yo. Les gotea la polla a base de bien. Y, finalmente, estamos en posición … es … es … es … es …
Mejor que lo probeis … Yo soy incapaz de describir la sensación que tuve … y es que me quedé “flipada” … probadlo y ya me lo contareis …
© Miquel J. Pavón Besalú, año 2003.
El amor es emoción, el sexo es acción

Related Articles:

Esta entrada fue publicada en 2003, Anal, Heterosexual, Mamadas, Miquel J. Pavón i Besalú, Sandwich sexual, Trío: dos chicos y una chica y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Trabajarse a los compas del curro

  1. Pingback: Relatos eróticos XXX | Cuentos X

Deja un comentario